encuentros eleusinos
Reflexiones sobre la casualidad y la causalidad
By Javier Redondo Jordán On 11 ene, 2013 At 09:04 PM | Categorized As Benarés, Reflexiones | With 0 Comments

varanasi abliciones benares ghat

En numerosas ocasiones, a lo largo de mi viaje, tuve la insoslayable sensación de que las cosas sucedían a mi alrededor, como si mi sola presencia activara resortes escondidos que pusieran en movimiento ciertos mecanismos de la existencia a mi paso. De alguna forma, parecía que los acontecimientos ocurrieran como resultado de una confluencia de corrientes etéreas en mi persona, que actuaba como sumidero, en un lugar y tiempo determinados.

Algunas afirmaciones benefician en poco a quien las escribe, y las contenidas en el párrafo anterior son buen ejemplo de ello. Pero no sería sincero, y pecaría por omisión, si me las callara. Bien es cierto que muchos de esos episodios no eran más que meras sugestiones que los indios intentan hacernos creer a los extranjeros si buscan conseguir algo de ti, como que ese día que llegas a un lugar determinado es el más sagrado de la semana, o del mes, o del año, cuando quieren venderte tal o cual cosa que sólo puede hacerse en día tan señalado. Otras situaciones, sin embargo, no admiten réplica, al menos yo no se la encontré. Podré adolecer de otras muchas debilidades, pero la credulidad no figura entre ellas.

El encuentro fortuito con Babumara el día anterior me había hecho reflexionar, y lo que en un principio se atisbaba como una simple sospecha ante hechos aislados ocurridos durante el viaje, lo veía ahora con plena claridad al exponerlo bajo la luz de la razón. Comenzaba a pensar seriamente en términos de causalidad-casualidad. «Sincronías», como las llamaba Jung, o «situaciones de emergencia espiritual», como lo hacía Grof. Distintos nombres para denominar ideas similares, si no idénticas: las de que la existencia no se rige por una cadena de simples casualidades, ni tampoco por lo contrario. Pensar que todo tiene una razón de ser, que todo es causal, requiere de mucha fe. Prefiero contemplar la casualidad o caos como parte intrínseca de la dinámica del universo, a pesar de que éste se fundamente en causas y efectos predeterminados. ¿Todo es casualidad? ¿Todo es causalidad? Sería como admitir que no hay medias tintas en nuestra existencia. Del mismo modo que existe el principio de incertidumbre en física cuántica, éste es aplicable asimismo al comportamiento metafísico, pues casualidad y causalidad son fenómenos íntimamente ligados e indivisibles, acaso manifestaciones distintas ―al ojo humano― de un mismo fenómeno. Lo cual vendría a confirmar que la vida es mágica, imprevisible, que en su estructura perfectamente ordenada siempre quedará una brecha ―cuya existencia es deliberada― por la que se introducirá aquello capaz de sorprendernos.


Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Spam Protection by WP-SpamFree